El hotel Vespucci Suites esconde en su interior un exquisito y cálido salón de te. En dónde se puede disfrutar de las mejores reposterías y paneles artesanales.
En el verano es posible disfrutar de un café con galletas caseras en una terraza en el interior de una casa y en donde el ruido de su fuente de agua es un lugar único e irremplazable.